martes, 28 de septiembre de 2010

Mar de Tetis.

Se abren para tí las puertas de mi Mar y te siento navegando en mi interior, surcando con dulzura mis olas infinitas, tierno vagabundo perdido en el oceáno en busca de tu Ítaca.
Tú eres la luna que eleva mis mareas, pero mi pleamar es aún más poderosa que las artimañas de Calipso o los bellos cantos de las sirenas.
Mi flujo nos envuelve y te arrastra hasta mi isla secreta, hasta el recóndito templo sagrado donde mora la Cípride.
Jadeo eterno del oceáno embravecido, olas que se deshacen en espuma blanca contra los escollos...
...y luego la calma, la calma, la calma... el suave arrullo del piélago dormido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada